Suplementación en Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)

¿Qué es el SOP?

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es el desequilibrio hormonal más frecuente que afecta a las mujeres en edad fértil. En España, la prevalencia ronda el 6% pero debemos tener en cuenta que es un síndrome muy infradiagnosticado y que aproximadamente el 50% de las mujeres no son conscientes de que lo padecen o que el diagnóstico se realiza de forma tardía, normalmente tras la aparición de problemas de fertilidad. Por otro lado, no se conoce bien cual es el origen de esta alteración, pero sí
sabemos que es multifactorial y que influyen tanto factores genéticos como ambientales. Esta alteración endocrina se caracteriza por una producción de andrógenos más alta de lo habitual, haciendo que el ciclo menstrual no se regule de forma correcta.

Diagnóstico

Las mujeres con ovario políquistico son aquellas a las que, tras una ecografía transvaginal o transabdominal, se les detecta la presencia de múltiples folículos sin madurar en el ovario. Pero esto no quiere decir que tengan SOP. Para que se diagnostique como síndrome, se deben cumplir además otros criterios. El protocolo de diagnóstico actual para poder diagnosticar el SOP se basa en los Criterios de Rotterdam. Se diagnosticará como tal cuando la mujer presente al menos dos de los siguientes criterios: anaovulación u oligoovolación, hiperandrogenismo y ovarios poliquísticos (12 o más folículos de entre 2 y 9 mm de diámetro de media). Debemos tener en cuenta que estos criterios pueden variar ligeramente dependiendo de la etapa fértil de la mujer (adolescencia, perimenopausia, etc.).

Síntomas del SOP

Los signos más comúnmente asociados al SOP son el exceso de vello (hirsutismo), la caída del pelo, acné, sobrepeso u obesidad, irregularidades menstruales y problemas de fertilidad. Por otro lado, los síntomas clínicos que lo caracterizan son la resistencia a la insulina, alto nivel de andrógenos libres (hiperandrogenismo), hormona Antimülleriana (AMH) elevada, menores niveles de globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG), relación LH/FSH alterada debido a una mayor producción de LH y como hemos mencionado anteriormente, ovarios poliquísticos.


Debido a toda esta cascada sintomatológica, hay determinadas complicaciones asociadas al SOP como pueden ser la diabetes mellitus tipo 2, síndrome metabólico y el impacto negativo en la salud mental como la depresión.

Sumplementación SOP

Desde el punto de vista de la nutrición clínica, en consulta abordamos este desequilibrio hormonal a través de cambios en el estilo de vida de la paciente (por supuesto, entre ellos la nutrición) y valoramos además la toma de suplementos que puedan ayudar a disminuir la sintomatología y a prevenir, a largo plazo, las comorbilidades asociadas.

Inositol

De entre todos los suplementos, el myo-inositol es el que tiene mayor evidencia científica en el tratamiento del SOP y es el que más utilizamos en consulta. El myo-inositol es uno de los nueve posibles isómeros del inositol, un compuesto orgánico de la familia de los polialcoholes presentes en las membranas plasmáticas. Esta forma es la que tiene una mayor función biológica y, junto con otra de las formas isoméricas, el d-chiro-inositol (DCI), participan en el transporte y utilización de la glucosa y también en la regulación de la insulina.
La suplementación de myo-inositol y d-chiro-inositol en dosis y proporción adecuadas puede reducir los síntomas del hiperandrogenismo como el acné, hirsutismo o caída del cabello, además de mejorar la sensibilidad a la insulina (lo que ayudaría a pacientes con resistencia a perder peso). Además, tienen
propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antineoplásicas. La dosis recomendada es de entre 2 y 4 gramos al día donde la proporción Myo:DCI fuera de 40:1. Es decir. 40 unidades de Myo por cada una de DCI.

Berberina

Otro suplemento que valoramos en el tratamiento del SOP es la berberina, un compuesto bioactivo que se encuentra en algunas plantas y que parece promover la vía de señalización de la insulina, favoreciendo así la sensibilidad a la misma. La dosis adecuada debería ser de entre 1 y 1,5 gramos al día repartidos en tomas de 500mg.

Melatonina

La melatonina, a pesar de ser ampliamente conocida por su efecto para conciliar el sueño, actúa como un potente antioxidante en el líquido folicular preovulatorio previniendo que los folículos se atrofien. Además, actúa también como segundo mensajero en la síntesis de hormonas sexuales y en la foliculogénesis o desarrollo folicular. En un ensayo clínico reciente, el tratamiento con melatonina en mujeres con SOP demostró disminuir significativamente los niveles de andrógenos y testosterona, aumentó los niveles de FSH y el 95% de las participantes del estudio percibieron una mejora de sus ciclos menstruales.

Vitamina D

No podemos acabar el post sin hablar de la vitamina D y es que un déficit de esta vitamina puede afectar en la señalización y secreción de la insulina. Por otro lado, un nivel de vitamina D adecuado promueve el buen funcionamiento de las células beta en el páncreas (lo que tiene un efecto positivo en la sensibilidad a la insulina), así como un efecto antioxidante y antiinflamatorio que va a mejorar el ambiente oxidante de los folículos.

El SOP en consulta de nutrición

En nuestra experiencia clínica, podemos decir que gran parte de nuestras pacientes notan mejorías, tanto en el alivio de síntomas como en la regularidad del ciclo, al hacer las modificaciones necesarias en su dieta y también con el uso de suplementos como el myo-inositol o la melatonina.


Para finalizar, es importante destacar que los suplementos deben ser pautados por un profesional teniendo en cuenta las condiciones particulares de cada una de las pacientes y que su uso debe estar acompañado de un estilo de vida adecuado.


En Aleris contamos con nutricionistas especializadas en salud hormonal femenina que se encargarán de guiar y acompañar cada caso de forma personalizada, procurando mejorar todo lo posible la calidad de vida de nuestras pacientes. Si necesitas ayuda, no dudes en pedir cita con nosotras.