Histamina: ¿Qué hacer cuando se acumula en el cuerpo?

La intolerancia a la histamina (HIT) es una reacción anómala no inmunitaria ni mediada por IgE. Se encuentra incluida en el grupo de reacciones adversas a los alimentos sin base inmunológica denominadas hipersensibilidad alimentaria no alérgica, conocidas como intolerancias alimentarias.

La HIT es el trastorno causado por la disminución de la capacidad de degradación de histamina, en el intestino, como consecuencia de la alteración de la actividad de la enzima DAO que causa acumulación de esta amina en sangre, provocando la aparición de sintomatología. Los efectos adversos derivados de esta acumulación son muy parecidos a los que se dan en las alergias.

La base de esta pauta dietética es la exclusión de alimentos que contienen niveles altos de histamina. Pero, en literatura científica actual, no hay una lista consensuada de alimentos que excluir, por ello la realización de esta dieta de eliminación no es sencilla de plantear. 

El único grupo de alimentos donde hay consenso en su eliminación son los alimentos fermentados, especialmente: quesos, productos enlatados, derivados fermentados de la soja, verduras en escabeche y bebidas fermentadas (vino, cerveza).

Alimento con alto contenido en histamina

  • Frutas: Aguacate
  • Verduras: Tomate, berenjena, espinacas, chucrut y otras verduras encurtidas, calabaza.
  • Legumbre: Todo lo derivado de soja fermentado: tempeh
  • Pescado: Caballa, atún, bonito, sardinas y anchoas, conservas en general, salmón ahumado, marisco.
  • Carne: Embutidos
  • Lácteos: Queso curado, semicurado, rallado. Quesos a base de leche cruda o pasteurizado. Nata, mantequilla, leche (vaca, oveja, cabra), yogures, kéfir.
  • Otros: Vinagre de manzana, vainilla, canela, nuez moscada, anís, salsa de soja, tamari, salsa de tomate, ketchup, glutamato monosódico, vinagre balsámico, vinagre de vino, mostaza (vinagre), bollería industrial, platos precocinados, ultraprocesados.

Alimentos ricos en aminas biógenas

Cítricos, té, calabaza, frutos secos y el plátano.

Alimentos liberadores de histamina

Papaya, fresas, clara de huevo, chocolate, frutos secos, leche, pimiento verde y germen de trigo.

En consulta, desarrollamos una pauta a realizar en 3 fases, estas se dividen en:

  • Fase 1 o fase de eliminación

Con el objetivo de reducir síntomas, se reduce la ingesta de alimentos que contengan aminas biógenas, especialmente histamina. Se recomienda enfatizar en el consumo de vegetales frescos.

Esta fase debe tener una duración mínima de entre 10-14 días para valorar la mejoría de la sintomatología aunque se ha visto mayor porcentaje en la reducción de síntomas cuando esta fase se ha extendido de 4 a 8 semanas. Alargar por encima de 8 semanas no ha supuesto un aumento del beneficio, por ello no se recomienda extenderla más tiempo del necesario.

  • Fase 2 o fase de prueba/reintroducción

En esta fase empieza la reintroducción de los alimentos que se han excluido en la fase 

  1. La incorporación de estos alimentos debe ser gradual y teniendo en cuenta las preferencias dietéticas de cada paciente.
  2. La duración de esta fase se establece en torno a 6 semanas, pero siempre sujeta a la evolución del paciente.

Es recomendable que la introducción de alimentos eliminados en la fase 1 o fase de eliminación, se realice en periodos de 3 días para poder evaluar la tolerancia del paciente correctamente.

  • Fase 3 o dieta a largo plazo

Mantenimiento de una dieta equilibrada de forma continua. Se individualizan las recomendaciones basándose en la sensibilidad individual a la histamina y otros alimentos sensibles a causar síntomas conforme los resultados de tolerancia obtenidos en las fases anteriores.

El objetivo es realizar una pauta con la que el paciente pueda tener mayor calidad de vida a largo plazo y reducir o eliminar los síntomas.

Aplicando estos 4 patrones y sus respectivos gramajes se espera una reducción de entorno al 30% de colesterol LDL. Lo cual no está nada mal, sabiendo que las estatinas (fármaco utilizado para tal fin) consigue una reducción de entre un 30-60%.

Aunque la dieta baja en histamina es el tratamiento base, puede valorarse la suplementación de enzima DAO. La suplementación suele recomendarse de forma puntual o durante la primera fase en la mayoría de casos aunque, cuando el origen del déficit es genético, puede mantenerse de por vida.

Uno de los suplementos que actualmente se encuentra en el mercado y que está mejor valorado es: DAOfood ® Suplemento de enzima DAO. Recomendado por la International Society Of DAO Deficiency. Cápsulas gastroresistentes en formato dispensador. Sin gluten, sin lactosa, sin histamina ni azúcares añadidos.

Modo de empleo: tomar una cápsula 20 minutos antes de las comidas principales, acompañada con un poco de agua. Evitar masticar, partir o romper los comprimidos. No consumir con alcohol. Almacenar en un lugar fresco, ya que es una enzima termolábil. En caso de almacenarse por periodos largos de tiempo, se recomienda conservar en la nevera.

Dado que es un proceso complejo, el cual requiere de seguir las fases anteriormente mencionadas, así como valorar la necesidad o no de suplementación y en muchos casos, confirmar el diagnóstico mediante pruebas específicas, se vuelve imprescindible el trabajo en consulta con un profesional de la nutrición.

Entre otras cosas, porque puedes contar con otras patologías asociadas o bien llevar una alimentación vegetariana y baja en histamina a la vez, lo que implica un abordaje específico y personalizado.

En Aleris Clinic contamos con el servicio de nutrición clínica para todo tipo alergias e intolerancias alimentarias. Además, trabajamos junto a un laboratorio de confianza que puede agilizar las pruebas diagnósticas para comenzar el tratamiento dietético a la brevedad posible. Si te ves afectado por esta u otra patología similar, no pierdas tiempo y pide cita con nosotras.